ORGANIZACIONES DE COMERCIO POPULAR REALIZAN FORO SOBRE SU REGULACIÓN Y ORDENAMIENTO EN LA CDMX

Por REDACCIÓN

 

• Se debatió y reflexionó en el Congreso local, el comercio popular en la vía pública como resultado de la falta de oportunidades y los precarios salarios del sector formal.

 

• Agrupaciones de comerciantes populares consideraron como eje fundamental el respeto a los derechos humanos para generar las condiciones de trabajo.

 

La realidad de una gran capital como la Ciudad México, que concentra a 2 millones 139 mil 705 personas en la informalidad laboral -de acuerdo con los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, del Inegi durante el segundo trimestre del 2018-,  pone sobre la agenda local y el debate legislativo, la consideración de ordenar y regular estas actividades en apego a la ley y con las iniciativas requeridas para este objetivo.

Este viernes se realizó el foro “Reordenamiento eficaz, lo correcto en la vía pública” organizado por las organizaciones ProDiana y Modeccos 2030, en el Congreso de la Ciudad de México, con el objetivo de discutir y reflexionar en la esfera legislativa el trabajo que ejercen miles de personas quienes, ante la falta de oportunidades, los precarios salarios la discriminación optan por la generación de recursos a través del comercio popular.

A lo largo de la jornada, legisladores, académicos y representantes de la sociedad civil, externaron sus opiniones sobre la posibilidad de establecer un marco jurídico que regule estas actividades, dignificando la ocupación de las personas que trabajan de manera autónoma, y eliminando la discriminación y los abusos policiales que diariamente viven en las calles.

Por el debate y cambio de opiniones con miras a establecer los puntos para una iniciativa que se tiene planeado subirla a tribuna el próximo mes de marzo, los vendedores acudieron con optimismo, pero vieron con desagrado que congresistas como: Armando Tonatiuh González y Víctor Hugo Lobo a quienes se le había invitado con anterioridad hayan irresponsablemente faltado a su compromiso.

“Ellos se deben al pueblo y tienen la responsabilidad de que atiendan a la gente y más a un sector que abarca solo en la Ciudad de México más de 2 millones de personas que se auto emplean y se ganan la vida de manera digna”, resaltó Diana Sánchez Barrios.

El foro que estuvo lleno de exigencias y preguntas, también se reconoció las obligaciones de los comerciantes como estar dispuesto a pagar impuestos y generar empleos, aunque también se planteó que se tiene que buscar que se acaben los operativos que solo los agreden físicamente y los tratan peor que a delincuentes.

En el Foro Reordenamiento Eficaz lo Correcto en la Vía Pública, estuvieron Jaqueline Loast, Isidro Cisneros y el congresista Temistocles Villanueva, Adriana Ortiz, Erwin Arreola y Grecia Jimenez quienes coincidieron en que el respeto a los derechos humanos se consideró como un eje fundamental para generar las condiciones de trabajo que impidan actos violatorios y encaminen las acciones sociales hacia la eliminación de los estigmas que han acompañado a los comerciantes populares en la vía pública desde varias décadas atrás en la historia de nuestra capital.

“Agradecemos y reconocemos la apertura que han tenido las autoridades locales y el Congreso para dialogar sobre este asunto y los derechos humanos. Debemos reconocer el derecho al trabajo en todas sus modalidades y el comercio popular es una de ellas. Se necesita una visión progresista que se encamine a la regulación de este sector productivo. Hablamos de familias, de historias de lucha, pues como padres y madres hemos buscado siempre dar lo necesario a nuestros hijos de manera digna, como cualquier otra persona, porque también somos parte de esta sociedad y de la derrama económica de esta ciudad”, declaró la activista Diana Sánchez Barrios.

Se coincidió con las organizaciones participantes, en que los esfuerzos por regularizar y ordenar este trabajo han avanzado sin un objetivo final que implique la incorporación de los comerciantes populares dentro de las políticas públicas que garantizan condiciones de vida dignas para quienes se encuentran en el ámbito formal.

Por su parte, representante de comerciantes populares, Laura de León relató que “Yo no vengo de una familia que se haya dedicado al comercio, mi madre falleció y mi abuela se hizo cargo de mí, por lo que yo siempre quise poder ayudarla y regresarle algo de lo que me dio.

El comercio popular en la vía pública me lo permitió. Es por eso que buscamos el reconocimiento formal de nuestro trabajo y estamos dispuestos a tener acuerdos con las autoridades y asumir nuestras responsabilidades, pero al mismo tiempo necesitamos que nos reconozcan nuestros derechos.”

Si bien, existen diferencias vinculadas a sus aportaciones sociales y económicas, hay puntos de coincidencia que abonan a dar pasos firmes para reducir la brecha de inequidad entre los establecimientos y comerciantes populares en la vía pública.

Ante esta realidad, y con la apertura e inclusión plasmada en la Constitución de la Ciudad de México se abre la puerta al debate y reflexión sobre las urgencias que requiere la ciudadanía de esta metrópoli dando paso a políticas de vanguardia que reconfiguren la forma de vida de los comerciantes populares.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s